Salud

01/04/2013

Electrocardiograma móvil

Un cardiógrafo portátil de muy bajo costo y altas prestaciones, que se conecta
por bluetooth a dispositivos móviles, almacena o transmite la señal cardíaca por teléfono o internet fue desarrollado en Bahía Blanca.

La innovación consiste en tener un software para dispositivos móviles (celular, tablet, computadora portátil) que permite reducir mucho el costo del hardware de adquisición, dándole a su vez mayor flexibilidad, portabilidad y capacidades.

Lo novedoso qué aparato de lo existente hasta ahora, es que este producto busca aprovechar el hecho que los smartphones y tablets están lo suficientemente difundidos (y en poco tiempo lo estarán aún más) para reutilizar sus capacidades de cómputo y no tener que implementarlas de nuevo. De esa forma el tangible de nuestro producto es un hardware casi minimalista que contiene únicamente lo que un dispositivo móvil no puede realizar.

A este logro llegó un grupo de emprendedores de Bahía Blanca, inicialmente constituido con integrantes del Laboratorio de Ciencias de las Imágenes de la Universidad Nacional del Sur. El grupo inicial estaba constituido por Guillermina Cledou, Jonathan Vainstein, José Francisco Manera y Claudio Delrieux. Luego se sumó Marcos Chaparro, de la Universidad Tecnológica Nacional, y Pablo Obreque, de la Universidad Provincial del Sudoeste de la Provincia de Buenos Aires.

Se trató de un desarrollo independiente, realizado en los ratos libres y con financiamiento propio.

“Comenzamos a elaborar la idea a partir de haberla conversado en alguna reunión social. Los que nos convencimos de que la idea valía la pena, nos pusimos a trabajar en el diseño y análisis, y a investigar si no había productos similares en el mercado, para que valiera la pena el esfuerzo. Una vez que lo tuvimos definido, comenzamos a trabajar con el primer prototipo -tanto del hardware como del software- y cuando quedó claro que la idea era viable comercialmente, comenzamos a trabajar en la formulación de un plan de negocios”, comenta Delrieux en diálogo con EL OTRO MATE.

Los episodios cardíacos son actualmente una de las causas principales de muerte o discapacidad severa y baja calidad de vida. Muchos de estos episodios son tales que una rápida acción dirigida puede reducir en mucho la gravedad de las secuelas. Para ello, el cardiograma de 12 derivaciones es el único estratificador diagnóstico que puede brindar una orientación precisa y segura.

Un cardiógrafo de bajo costo, que pudiese adquirirse en salas médicas, escuelas, clubes, etc., podría ser un instrumental que ayudaría en mucho a suplir la carencia que actualmente experimenta un sector muy amplio de la población que está lejos de centros de atención especializada. Este producto permite adquirir y enviar por teléfono o internet la señal cardíaca, o eventualmente brindar una orientación en caso de crisis y de no contar con personal especializado.

Ya existe un prototipo funcionando, y el plan de negocios ha sido ganador de algunos premios y distinciones. Obtuvieron la mención en el certamen Innovar por ser uno de los proyectos más votados, el premio E-capital al mejor plan de negocios, el premio Santander Rio y el premio crédito fiscal CIC.

Las próximas etapas consisten en fabricar una serie corta para realizar pruebas clínicas que tiendan a la homologación por parte de la ANMAT, para finalmente comenzar con la fabricación en serie y distribución por los canales de venta.

“Creemos que es posible mejorar la situación sanitaria de grandes grupos de la población que están lejos de los centros de atención especializada, hacer accesible el monitoreo cardíaco ambulatorio a precios que no sean prohibitivos como ocurre actualmente, y a que las instituciones sanitarias y profesionales puedan contar con bases de datos cardiográficas que permitan el análisis de la evolución de pacientes, la elaboración de estadísticas sanitarias, la toma de decisiones respecto de políticas públicas”, espera Delrieux.

Jonathan Vainstein, Pablo Obreque, Marcos Chaparro, José Francisco Manera, Guillermina Cledou y Claudio Delrieux

Nota: Por Alejandro Mellincovsky / EL OTRO MATE
Foto: Claudio Delrieux




VOLVER

Obtener Adobe Flash Player
Obtener Adobe Flash Player