Salud

26/11/2013

Desarrollan nuevo tratamiento para tumores en la base del cerebro

Científicas argentinas desarrollaron una terapia alternativa para los prolactinomas, que es el tipo de tumor más frecuente de los que se generan en la hipófisis.

Si bien en general los prolactinomas tienen un tratamiento efectivo con fármacos “dopaminérgicos”, el 15-20% de los pacientes desarrollan resistencia a los tratamientos convencionales, teniendo como única solución la cirugía, con lo complejo que eso implica ya que se trata de operar la base del cerebro.

La hipófisis es responsable de la secreción de numerosas hormonas, las cuales son secretadas por  tipos de células diferentes.  Estas hormonas son relevantes para la función fisiológica adecuada del organismo (reproducción, preñez, lactancia, estrés, homeostasis o metabolismo). Dentro de ellas la prolactina es una de las hormonas con un papel fundamental durante la lactancia materna. Sin embargo, también se le han atribuido otras numerosas funciones, tanto en mujeres como en hombres.

Los tumores hiper-secretores de prolactina se denominan  prolactinomas. Si bien, son en general benignos, al estar en la base del cerebro comienza a aquejar otras estructuras al crecer e incluso puede afectar la vista por presión del nervio óptico.

El trabajo fue realizado Laboratorio de Fisiopatología Hormonal del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET), a cargo de la Dra. Graciela Díaz-Torga. Allí, la investigación tomó parte de tesis doctoral de María Victoria Recouvreux, donde también participaron de la misma María Andrea Camilletti  y Lara Lapyckyj. Por sus resultados y aportes a la ciencia, fueron distinguidas en el 2012 con el Premio Bernardo Houssay, entregado por la Sociedad Argentina de Biología.

En diálogo con EL OTRO MATE, Díaz Torga explicó que “las drogas que tratan en la actualidad los prolactinomas se llaman agonistas dopaminérgicos, porque la dopamina es un inhibidor de la prolactina. Pero si el paciente es resistente a estos fármacos, tiene que ir a cirugía. Nosotros nos dedicamos a buscar otras terapias alternativas, y encontramos como posible blanco terapéutico al TGF BETA1, ya que al ser un factor inhibitorio de la prolactina, es capaz de frenar al tumor. Hace tiempo vengo trabajando en prolactinomas y lo que veía es que en hipófisis tumorales, el TGF beta esta inhibido. La idea es recuperar sus niveles para inhibir el tumor, lo que fue alcanzado de forma exitosa en 2 modelos experimentales de prolactinomas desarrollados en nuestro laboratorio”.

En el año 2010, la División de Endocrinología del Hospital de Clínicas José de San Martín (Buenos Aires) realizó un trabajo retrospectivo analizando datos recuperados de 847 pacientes con lesiones del área hipotálamo-hipofisaria desde el año 2001 hasta el 2009. Entre ellos, 519 pacientes (79%) presentaron adenomas hipofisarios. El 19% de dichos adenomas fueron diagnosticados como prolactinomas. El 15% de los pacientes con prolactinomas no logró normalizar los niveles de prolactina o reducir el tamaño tumoral con las terapias clásicas (con agonistas dopaminérgicos), y tuvo que ser sometido a cirugía, en algunos casos acompañada por radioterapia. Estos porcentajes son semejantes a los reportados en estudios retrospectivos a nivel mundial.

El TGF BETA es factor de crecimiento que lo sintetizan casi todas las células del cuerpo, el mismo está entre la matriz de las células en estado latente y hay diversos activadores que lo clivan de la matriz y lo liberan, esa fue la clave donde los investigadores basaron el logro.

“De a poco tenemos que profundizar para llevarlo hacia la clínica y solucionar el tema a pacientes que tienen tumores resistentes a la dopamina, evitando cirugías transesfenoidales de la base del cerebro, o intracraneales, con los riesgos que implican para el paciente, y los altos costos económicos de estos procedimientos” se esperanza Díaz Torga.

Las investigadoras presentando su trabajo

Nota: EL OTRO MATE
Foto: Graciela Díaz-Torga / LSDB Creative Commons




VOLVER

Obtener Adobe Flash Player
Obtener Adobe Flash Player