Medio ambiente

17/05/2019

Ecopotasio: un método para convertir un efluente toxico en fertilizante natural

Doblemente ecológico es como se puede denominar al proyecto que llevan adelante un grupo de innovadores tucumanos que pretenden reutilizar un efluente de la industria sucro-alcoholera denominado vinaza y convertirlo en fertilizante.

De esta manera, la propuesta de Ecopotasio, así se denomina esta Startup, logra convertir un producto que es sinónimo de contaminación en un fertilizante totalmente natural sin recurrir a métodos extractivos, como la minería, actual método de obtención de estos.

La empresa está constituida por Carlos Socolsky, presidente de la compañía, inventor de la tecnología impulsora de la empresa, Fernando Valdez, abogado a cargo del área legal  de la empresa como así también todo lo relacionado en materia de protección intelectual, la contadora María Eugenia Ortiz, es responsable del área contable y lidera las gestiones asociadas a búsqueda de financiamientos y búsqueda de inversiones, el ingeniero químico Rómulo Luque, soporte en el área técnica de la empresa y la ingeniera química Natalia Ibarra, responsable de los proyectos tecnológicos y de I+D de la empresa en articulación con el sistema científico.

Si bien el desarrollo es novedoso e innovador, fue el  presidente de la empresa, el Sr. Carlos Socolsky quien ya  en 1982, cuando se aprobó el programa alcohol nafta, y todos los ingenios proyectaban incrementar su producción de alcohol y alcohol anhidro, visionó  que la vinaza sería un problema y una limitación importante en la expansión de capacidad productiva de la industria y comenzó a estudiar todas las alternativas existentes e identificó que un problema común a todas ellas era la presencia del potasio en la Vinaza, fue ahí que nació la idea de removerlo.

Así como otros proyectos superexitosos a nivel mundial, la idea madre de Ecopotasio, nació en un garaje de casa. Pensando alternativas para la extracción de potasio de las vinazas, Socolsky nos cuenta a EL OTRO MATE que “se me ocurrió que químicamente debía existir una reacción que tome el potasio como precursor para obtener un producto de valor de mercado y la elimine de la vinaza. Fue entonces que pensé que un tipo de resinas de intercambio iónico podría extraer y retener el potasio de la vinaza”.  Hizo las pruebas en botellas de gaseosa rellenas de resinas y obtuvo un resultado muy promisorio de remoción de potasio.

Por su parte, la ingeniera Natalia Ibarra explicó que “ el proyecto que desarrolla Eco Potasio consiste en la producción de sales potásicas a partir de la Vinaza. Actualmente Argentina tiene un consumo de aproximadamente 66500 tn por año de fertilizantes potásicos, de los cuales los más importantes como fuente de potasio para los cultivos son el cloruro de potasio, KCl, y sulfato de potasio, K2SO4. Esto se logra mediante un proceso que remueve el potasio de la Vinaza a través de resinas de intercambio iónico, para generar un precursor químico útil para la producción de fertilizantes”

Por otro lado, la vinaza procesada por esta tecnología es plausible de ser reutilizada en los procesos productivos del Alcohol, o incluso mejorar los resultados de los sistemas de tratamientos ya existentes. De esa forma la tecnología de desalinización de vinaza, se integra a un proceso global de producción de fertilizantes. Este proceso está íntimamente relacionado a los procesos de producción de azúcar y alcohol  desde donde se genera la Vinaza. Por este motivo se considera como la estrategia más adecuada una descentralización de la producción, con una planta adjunta a cada ingenio azucarero.

El proyecto apunta a crecer por fuera de las fronteras argentinas, ya que el know how del desarrollo está dispuesto para toda industria que requiriera tratar sus efluentes con alta carga salina. Eco Potasio tiene como proyección no sólo operar las plantas de producción de fertilizantes potásicos sino también licenciar el conocimiento  para que países productores de alcohol pudieran explotar esta tecnología.

El proyecto apunta a desarrollar una nueva actividad económica en la provincia de Tucumán, pero como asevera el doctor Valdez “ contribuyendo a generar un impacto positivo en el medio ambiente de la provincia. Abastecer el mercado nacional con fertilizantes ecológicos obtenidos por procesos sustentables. Buscamos además afianzar y expandir nuestras relaciones con los organismos de ciencia y tecnología de la región y el país, y crecer contribuyendo en la formando recursos humanos y en la generación nuevas oportunidades de trabajo”.

Nota: Uriel Salamon / EL OTRO MATE
Foto: La Gaceta




VOLVER

Obtener Adobe Flash Player
Obtener Adobe Flash Player